Quienes Somos

Somos varios profesionales del sector de la salud que nos hemos unido para aportar contenido e información sobre nuestra experiencia durante estos años.

Hay que poder confiar en los que van a atenderle en los momentos más débiles de su vida. Las vicisitudes nos impiden a veces vivir de la forma deseada y generan sufrimiento y malestar sensible. En estos momentos, plantearse que uno precisa ayuda y acudir a un psicólogo especialista en clínica, se considera como un proceso usual.
Por esta razón, en esta web define su procedimiento de trabajo en función de tres pilares básicos: la confianza, la profesionalidad basada en la especialización clínica y el trato absolutamente amoldado.

¿Qué titulación es más recomendable si necesito tratamiento psicológico?

El psicólogo domina el campo de los tratamientos psicológicos, en diferentes grados conforme su especialización en psicología clínica. El psicólogo puede tener el grado de master, doctor o especialista en psicología clínica. El grado de doctor en psicología apunta que ha leído la tesis y tiene extensa experiencia en investigación, pero no garantiza que domine los tratamientos psicológicos en la práctica con pacientes. El título de master en psicología clínica apunta que el psicólogo ha profundizado en el área del diagnóstico y los tratamientos psicológicos tras hacer su carrera de psicólogo, tiene algo de práctica con pacientes pero no habitúa a ser más de 100 horas de práctica real con pacientes.

En España, la titulación que ofrece al paciente las máximas garantías de experiencia en tratamientos psicológicos es el título de psicólogo especialista en psicología clínica. Este título se logra por el sistema PIR (el equivalente al MIR de los médicos) y en nuestros días consiste en una formación especializada de 4 años de experiencia real supervisada por otros psicólogos especialistas en la Red Pública de Salud Mental. En consecuencia, el Psicólogo especialista en Psicología Clínica ha pasado por un examen sobre su carrera para optar a una plaza de formación (en definitiva menos de ciento cincuenta plazas para toda España), y ha rotado por todos los dispositivos de salud mental: hospitalización, centros de salud mental de adultos y de pequeños, centros de atención a drogodependientes, unidades especializadas de tratamiento psicológico (p.e., trastornos de la alimentación, trastornos de personalidad, etc.), etc. ES UN ENGAÑO AUTODENOMINARSE PSICÓLOGO CLÍNICO SIN SER “PSICÓLOGO ESPECIALISTA EN CLÍNICA”.

Bienvenidos a nuestra web